martes, 19 de mayo de 2009

Cartas en blanco


Javier sueña con amores que pasaron
mientras que sus ventanas se derriten
y muere de frio

La ciudad decae en paseos subterraneos
su belleza se reduce a un nombre
que ya nadie sabe pronunciar

Una mano toca la gracia del cielo
mientras otra se quema en pecado
para tener equilibrio

No cree tener la fe para soportar
otro espectáculo científico
ni para otra medianoche

Las calles se llenan de mediocridad
y de sentimientos simples
porque ya nadie sabe como se escribe 
el desasosiego y la fatalidad

Esa señorita juega muy bien a las cartas
y a los corazones
sube la apuesta
doble a nada
justo como todo lo demás

Javier juega a ser romántico como una piedra
mientras que la lluvia cae
pero no puede lavar nada que no toque

La mujer de las cartas luce tan intocable
como perfecta como para evitar mirarla
cae de su trono en las montañas
gritando ayuda
pero sus héroes ahora hacen comerciales
para la televisión
así que nos toca a los perderores locales
salvar su vida como de costumbre

Su sombra no cubre nada
y a Javier le gusta morir por chicas bonitas
cae en una hoyo 
y su vida se acabó

Esa mujer ahora ya no juega cartas
ni a corazones ni a castillos
ni a sombras ni a montañas
ya no tiene que pensar mucho
ni tiene que pensar en nadie
asi que nada pasa
y entre que nada y nada
se ahoga en vacio.


1 comentario:

  1. Por eso hay que acostumbrarse a apostar, estando seguros, que vamos a ganar.

    ResponderEliminar