viernes, 26 de febrero de 2010

Fábulas modernas


Así que los meses no valieron la pena.
El momento llegó y el cielo permaneció nublado
no cayó en pedazos, la tierra no se abrió ni la gente cambió de parecer.
Mis dedos se aferraron a tu espalda gentil y suavemente
una despedida perfecta,
decir adiós con una sonrisa sincera
en total silencio,
solo verte levantarte
y ver como te pierdes en la curva de la calle
no volverte a buscar
ni querer volver a saber de ti
verte levantarte
y permanecer recostado en el césped
amarte en silencio y apatía
en total desinterés
por todo lo que me queda de vida.

1 comentario:

  1. Es triste pero bellas tus palabras, mucha nostalgia y recuerdos, sigo lyendote tus otras entradas, :)

    ResponderEliminar